martes, mayo 28

una advertencia de deuda pública gratuita

ILo peor nunca es seguro. Al decidir el viernes 2 de junio mantener la calificación crediticia de Francia en el nivel AA, la agencia de calificación estadounidense Standard and Poor’s (S&P) adoptó el punto de vista opuesto a Fitch, que, hace cinco semanas, había rebajado la valoración del país un escalón. . La consecuencia más destacable es que el Tesoro podrá seguir endeudándose sin sufrir incrementos a corto plazo en el coste del crédito, significando la calificación AA una fuerte capacidad de pago de sus deudas.

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores El mantenimiento por parte de Standard & Poor’s del rating de Francia, una satisfacción con alcance limitado para el Gobierno

El ministro de Economía, Bruno Le Maire, puede presumir de haber realizado una eficaz campaña de persuasión en las últimas semanas. Al contrario de Fitch, que se mostró preocupada, entre otras cosas, por el deterioro del clima social vinculado a la reforma de las pensiones, S&P ve en la ampliación de la edad de jubilación adoptada a finales de abril y en el fin previsto de las ayudas energéticas elementos probables hacer menos incierta la trayectoria presupuestaria francesa.

El gobierno no se queda con eso. Al mantener su perspectiva «negativa», la agencia S&P destacó las incertidumbres, incluidas las políticas, que pesan sobre el compromiso de Bercy de restaurar las cuentas públicas en los próximos cuatro años. Ella destaca en particular «la ausencia de una mayoría absoluta en el Parlamento francés» así como “fragmentación política” del país, que por lo tanto está claramente bajo vigilancia.

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores Fitch rebaja la calificación de Francia a AA – bajo el efecto del “punto muerto político” y los “movimientos sociales”

Las diferencias de apreciación entre Fitch y S&P no dejarán de alimentar las críticas de quienes acusan a las agencias de calificación financiera de querer dirigir las políticas presupuestarias en lugar de los gobiernos. Los hechos, sin embargo, son tercos: con una deuda de 3.000 millones de euros, o el 111,6 % del PIB en 2022, Francia ha crecido más que otros países para absorber los recientes shocks sanitarios, energéticos y geopolíticos. Sobre todo, no volverá antes de 2027 al esquema del pacto de estabilidad y crecimiento de la Unión Europea en términos de déficit, muy por detrás del resto de países.

Esta singularidad la debilita tanto más cuanto que no es nueva. Ya, a finales de 2005, el informe Pébereau había advertido de la deriva de nuestras finanzas. Dieciocho ejercicios de déficit más tarde, la conciencia sigue siendo muy vaga, si no inexistente.

El fin del dinero era gratis

La cuestión de la seriedad presupuestaria fue cuidadosamente evitada durante la campaña presidencial, que se convirtió en una competencia Lépine por el gasto público. La secuencia reciente sobre la reforma de las pensiones tampoco ha vuelto a poner la deuda en el centro de los debates: cuáles son las críticas legítimas que podrían haber sido financiadas por las oposiciones y los sindicatos, la cuestión de la financiación del sistema fue inmediatamente evacuada, como si era secundario o un no-sujeto.

Ha habido muchas voces en los últimos años para decir que la deuda no era un problema ya que el dinero era gratis. El aumento de la inflación puso fin a esta ilusión. Endeudarse costará cada vez más y amputará cada vez más margen presupuestario. En 2027, la carga de la deuda anual debería alcanzar los 70.000 millones de euros y representar la principal partida de gasto del Estado.

Si quiere poder invertir en transición ecológica, educación o salud, el gobierno tendrá que frenar los gastos de funcionamiento del Estado y de las comunidades locales, así como habrá que reexaminar los dogmas actuales sobre tributación. El aviso de no cobro de las agencias de calificación marca un cambio de época.

El mundo