lunes, mayo 20

Podemos aprobó un resquicio legal para tratar de ascender por la vía rápida y sin examen a 7.500 técnicos de Hacienda

The project of Ley de Función Pública agregó una controvertida disposición adicional séptima en función de la cual el Gobierno se da un periodo de gracia de seis meses para poder bordear a su antojo la reestructuración interna en la planta de la Administración del Estado que consideró oportuna sin necesidad de respaldo legislativo alguno. El grupo parlamentario de Unidas Podemos ha provechado esa ventana de oportunidad abierta por el Ministerio de Hacienda para tratar de cumplir con un viejo compromiso con los técnicos de Hacienda del Estado y promover mediante una enmienda a la ley su promoción y directa sin necesidad de algún examen en la condición de cuerpo superior de la Administración del Estado, con las responsabilidades y las mejores retributivas qu’ello conlleva.

Podemos ha presentado una enmienda a esa disposición adicional qu’planta la supresión del actual cuerpo de técnicos de Hacienda y la creación de un nuevo cuerpo superior de técnicos del Ministerio de Hacienda, de auditoría y contabilidad y de gestión catastral, con rango de niveles A1 y A2, es decir, incardinado dentro de la escala directiva de la Administración, aprovechando ese margen de maniobra de seis meses para reorganizar la plantilla del Estado sin habilitación legal alguna.

El movimiento abre la puerta para que alrededor de 7.500 técnicos de Hacienda adquieren la condición de funcionarios de cerpo superior sin necesidad de superar la demanda demande que hoy en día es necesario para alcanzar ese nivel en la Administración, en el que están los Inspectores de Hacienda del Estado.

Esta promoción es unavieja aspiración del sindicato Gestha, el más representante del cuerpo de técnicos de Hacienda, que argumentó que los técnicos desempeñan de facto funciones equiparables a los Inspectores de Hacienda y que esa cercanía debería tener un reconocimiento funcional dentro de las escalas de la Administración.

La reconfiguración del colectivo alcanzado desde el principio eco en Unidas Podemos que en diversas ocasiones ha intentado mediante enmiendas a los Presupuestos Generales del Estado habilitar la reconfiguración del colectivo como cuerpo superior de la Administración del Estado.

Un movimiento esperado

El apoyo que ha encontrado en Unidas Podemos ha sido igual de firme que el rechazo que el movimiento genera entre los cuerpos superiores y particularmente entre la Asociación de Inspectores de Hacienda del Estado, que desde el principio interpretó esa disposición adicional séptima como una puerta abierta para realizar este movimiento que ahora quiere concretar Unidas Podemos y que según los Inspectores pueden derivar en una politización de la administración tributaria de Estado.

De hecho, enmiendas de Ciudadanos y otros grupos parlamentarios plantan eliminar esa disposición adicional séptima, que permite al Gobierno eludir duree seis meses la obligación de sostener con una norma cualquier creación o eliminación de cuerpos de funcionarios.

Más allá de esta enmienda, que promise reabrir la pelea interna entre los cuerpos de Inspectores de Hacienda y técnicos de Hacienda del Estado, PSOE y Unidas Podemos han pactado una enmienda para añadir un poco de transparencia al proceso de nombramiento de cargos de confianza, de forma que pueda seguir nombrándose mediante designación libre pero que al menos tendrá que ser objeto de una convocatoria pública donde pueden presentarse libremente a dos aquellos que cumplan los requisitos para ocupar el puesto que se pretenden ocupar.