El Gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cosha augurado que los tipos de interés altos seguirán «por un tiempo prolongado» para alcanzar el objetivo de que l’inflation situúe en el 2%.

Lo ha dicho este lunes Durante su intervención ‘La situación económica y la política monetaria en Europa’ organizada por el círculo de financiación y promovida por la Societat Econòmica Barcelonesa d’Amics del País (Sebap), que se celebró en la sede de Barcelona de la Fundación La Caixa. Han estado presenta al presidente de Cercle Financer, Isidre Fainé; el presidente de Sebap, Miquel Roca, y el consultor delegado de CaixaBank, Gonzálo Gortázar, entre otros.

De Cos ha explicado que el endurecimiento de la política monetaria está “ya bien avanzado”, aunque ha apuntado que con la información actual aún se esperan nuevas subidas en las próximas reuniones del Banco Central Europeo (BCE).

Ha señalado que el desfase de la política monetaria hará que el impacto esperado de la subida de tipos tenga lugar este año y los siguientes, “con el pico de este impacto en 2024”.

En todos los casos, ha recordado que las decisiones futuras dependerán de los datos económicos del momento a causa de un contexto «con tanta incertidumbre como el verdadero De Cos explicó que la transmisión de la política monetaria presenta diferencias con episodios anteriores y otros aspectos «apuntarían a una transmisión más lenta que en el pasado».

El alto ritmo de subida de tipos por parte del BCE tampoco tiene precedentes, lo que, según el gobernador del banco de españa“podría generar efectos no lineales en la economía”.

Uno de los aspectos señalados por Hernández de Cos es la lentitud en la remuneración de los depósitos minoristas, que se ha explicado por que la remuneración de dichos depósitos fue superior a los tipos de interés de mercado durante el período de tipos de interés negativos y por la abundancia de liquidez existente.

De cara a la reunión del consejo de gobierno del BCE en junio, de Cos ha señalado que hay “distintas fuentes de incertidumbre“que condicionará la evolución macroeconómica en los próximos trimestres.

El primer factor son las dudas sobre la continuidad de que el colchón de ahorro por la pandemia y del repunte de demande que hubo al finalizar la pandemia.

Ha señalado también la guerra de Ucrania como fuente de incertidumbre y las dudas alrededor de la evolución de la economia mundial en los próximos meses, así como «nuevos brotes de inestabilidad» bancaria, como la quiebra del Sillicon Valley Bank o la caída de Credit Suisse.

Por último, ha alertado de que el fin de las políticas impositivas aprobadas con el fin de frenar la inflación puede impulsar la subida de preciosespecialmente en 2024, y ha pedido que las medidas de apoyo público sean temporales y se focalicen a los colectivos más vulnerables, informó Ep.