lunes, mayo 20

El Banco Central Europeo sube 0,25 puntos su tipo de interés, la séptima subida desde julio de 2022

El Banco Central Europeo (BCE) volvió a subir su tipo de interés, en 0,25 puntos porcentuales, el jueves 4 de mayo, teniendo en cuenta tanto el tímido descenso de la inflación, excluyendo los precios de la energía, como el débil crecimiento económico de la zona euro.

Continuando con una serie de seis subidas de tipos desde julio de 2022, el BCE cree que todavía le queda camino por recorrer antes de completar su ciclo de reducción monetaria. «No es el momento» dejar de subir los tipos, advirtió su economista jefe Philip Lane a finales de abril. El jueves, los 26 miembros del Consejo de Gobierno del BCE recibieron una gran cantidad de datos nuevos para decidir la escala de una nueva subida. La mayoría de los economistas contaban, antes del anuncio, con un aumento de 0,25 puntos porcentuales, después de 0,5 puntos en marzo.

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores Según el Banco Central Europeo, “hay que volver a subir los tipos de interés”

El tipo de referencia, mediante la remuneración de los depósitos bancarios excedentes inactivos en la ventanilla del BCE, se eleva, por tanto, del 3,0% al 3,25%. Al encarecer el crédito, el BCE quiere frenar la demanda de préstamos hipotecarios, de consumo o de inversión empresarial y así frenar la subida de precios.

El BCE no dio ninguna indicación clara sobre la continuación del ciclo de subida de tipos. Decisiones futuras del BCE “garantizar que las tasas oficiales se lleven a niveles lo suficientemente restrictivos para permitir un retorno rápido de la inflación al objetivo de mediano plazo del 2%”, según un comunicado emitido tras la reunión de política monetaria. Para decidir, la institución quiere mantener “un enfoque basado en datos” económico.

Una fuerte subida de tipos podría generar nuevas tensiones

La inflación en abril volvió a navegar muy por encima del objetivo del 2%, recuperando 0,1 punto porcentual, hasta el 7%, tras meses de desaceleración. Pero excluyendo los precios de la energía, los alimentos, el tabaco y el alcohol, la inflación «subyacente» cayó por primera vez en un año, al 5,6% desde el 5,7% de marzo, según Eurostat.

No se espera una desaceleración significativa de la inflación en el corto plazo, dados los aumentos salariales otorgados en varios sectores, como en Alemania para los empleados del servicio público. En el sector bancario, las condiciones crediticias se están volviendo más duras que nunca desde la crisis de la deuda soberana de 2011 y la demanda de crédito se está viendo afectada, según los últimos datos del BCE. Por lo tanto, el endurecimiento monetario está surtiendo efecto gradualmente: «Todos estos impactos seguirán propagándose por la economía de forma paulatina, no ha terminado»un pronosticado Sr. Lane.

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores En Estados Unidos, el banco central decide una décima subida de tipos en el contexto de otra desbandada bancaria

Si el peligro de crisis bancaria presente en marzo se ha disipado, una fuerte subida de tipos podría generar nuevas tensiones. Finalmente, el débil crecimiento del Producto Interior Bruto de la zona euro, del 0,1% en el primer trimestre, da fe de la ralentización exigida por el BCE, pero también de la vulnerabilidad de la economía de la zona euro.

El miércoles, la Reserva Federal de EE. UU. (Fed) había subido, como se esperaba, su tasa clave en un cuarto de punto, lo que en un principio hizo las delicias del mercado. Pero a los inversionistas no les gustaron las declaraciones de Jerome Powell, presidente de la Fed, quien dijo que «hoy no se tomó ninguna decisión sobre un descanso» y descartó la idea de un recorte de tasas este año. En el mercado obligatorio, las tasas de interés de las deudas de Estados Unidos y los estados europeos se mantuvieron estables este jueves.

El mundo con AFP