El número de casos por el brote de gastroenteritis detectado hace 13 días en la localidad zaragozana de Tarazona se eleva ya a 444, según ha informado este sábado el Gobierno de Aragón.

Una vez que se ha confirmado que el agente causante del brote, un protozoo del género Cryptosporidium, se encuentra en el río Queiles, se han ampliado las medidas de prevención, tales como prohibir beber agua del grifo, a las localidades de Novallas, Torrellas y Los Fayos.

Asimismo, se ha alertado a las comunidades vecinas de Navarra y Castilla y León, por donde también discurre el citado río, y se mantienen contacto con las autoridades sanitarias para coordinar actuaciones.

El consejero de Sanidad de Aragón, José Luis Bancalero, contactó este viernes con su homólogo en Castilla y León «para investigar también aguas arriba del territorio aragonés».

Asimismo, se ha dado la alerta a Navarra, ya que hay poblaciones de la ribera que tienen sus captaciones de agua del Queiles.

El río Qyueiles, afluente del Ebro, nace en la localidad soriana de Vozmediano y , tras pasar por Ágreda, se adentra en la provincia de Zaragoza y discurre por Los Fayos, Torrellas, Tarazona, Novallas y Malón, y luego atraviesa los municipios navarros de Monteagudo, Tulebras, Cascante, Murchante y Tudela, donde desemboca en el Ebro.

La mayoría de los casos de gastroenteritis se han dado en Tarazona, pero también se han registrado seis en Novallas, localidad que, al igual que Los Fayos y Torrellas, también se abastece del río Queiles.

Cumbre en Tarazona

La preocupación va en aumento, por eso, para este próximo lunes se ha convocado en Tarazona una reunión de coordinación entre todos los agentes de la Administración pública implicados en la gestión del brote.

Según fuentes del Gobierno aragonés, «el objetivo del encuentro es compartir información entre todos , diseñar y activar más medidas que se consideren necesarias».

La reunión se celebrará en el Ayuntamiento de Tarazona, y a ella asistirán el consejero de Sanidad del Gobierno de Aragón, José Luis Bancalero Flores, el alcalde de Tarazona, Antonio Jaray, la directora general de Salud Pública, Nuria Gayán.

También estarán el director del Instituto Aragonés del Agua, Luis Estaún, el asesor técnico de la dirección general de Calidad y Seguridad Alimentaria del Departamento de Agricultura del Gobierno de Aragón, Enrique Novales, el Comisario de Aguas de la Confederación Hidrográfica del Ebro, Carlos Arrazola, y una representación de la Guardia Civil.

Mientras, continúa el reparto de agua embotellada entre los vecinos afectados y el Ayuntamiento de Tarazona ha distribuido entre sus vecinos alrededor de 45.000 litros de agua en garrafas de seis litros.

La distribución se lleva a cabo en el recinto ferial y las asociaciones de vecinos de los seis barrios del municipio, según ha informado el Consistorio en un comunicado oficial.

Además, se han suministrado 1.000 litros de agua embotellada a cuatro colegios de la zona y la escuela infantil municipal, que cuentan con comedor escolar. Igualmente, voluntarios de Cruz Roja han llevado 600 litros de agua a vecinos vulnerables.

En las tareas de reparto han colaborado, mañana y tarde, medio centenar de cofradías, centro de mayores y Cáritas, según fuentes municipales.

El alcalde de Tarazona, Antonio Jaray, ha explicado que se trata de medidas para «aliviar la carga económica de las familias» y ha vuelto a pedir «comprensión y paciencia» a los vecinos.

El ciclo del protozoo

El ciclo de vida del protozoo del género Cryptosporidium, causante del brote de gastroenteritis, dura dos días y comienza cuando es ingerido.

En el intestino libera los esporozoítos que penetran en las células del mismo y, muy excepcionalmente, en las del sistema respiratorio.

Según explica el Ministerio de Sanidad en su página web, la transmisión se produce principalmente por la ingesta de agua o alimentos crudos contaminados con los ooquistes, como leche o sidra sin pasteurizar, ostras, frutas y hortalizas.

La transmisión también se puede producir al tocar superficies contaminadas o por vía fecal-oral, ya que la principal fuente de transmisión son las heces del enfermo.

Afecta normalmente a niños menores y a inmunodeprimidos, y también produce casos de enfermedad nosocomial, infecciones adquiridas durante la estancia en un hospital.

En los países de clima tropical, es más frecuente en los meses cálidos y húmedos, mientras que, en los de clima templado, como España, es recurrente en otoño y en invierno.

El protozoo causante del contagio es muy resistente y difícil de eliminar con los métodos habituales de descontaminación.

Por eso, se ha contactado con empresas e investigadores de Madrid, de Valencia y distintos centros de análisis, así como de la Universidad de Zaragoza, para recibir asesoramiento sobre cómo actuar.