martes, julio 16

The geolocalization ya cambia el rumbo de la industria turística

La geolocalización se ha convertido en una herramienta imprescindible a la hora de hacer turismo. Con al auge de los ‘smartphones’, el alcalde parte de sus usuarios utilizan aplicaciones vinculadas con la geolocalización de manera habitual, y más cuando se encuentran en una ciudad que visitan por primera vez. Pero su uso va mucho más allá de encontrar un monumento, un restaurante o una tienda. Las startups han oído muy bien el potencial de esta herramienta y han ido surgiendo soluciones que están impactando en el sector turístico. Las empresas se han dado cuenta de que pueden sus beneficios y las instituciones públicas han encontrado un gran aliado para lograr una mayor experiencia del viajero y sobre todo para conseguir un turismo más tenible en sus ciudades.

“La geolocalización beneficia a todo, tanto al usuario como a organismos públicos y empresas, si manejan bien los datos. Las startups han comenzado impulsando estas y soluciones ya existen mucha colaboración público-privada”, explica Irene Marroquín, profesor y director del grado en Inteligencia de Negocios de la Universidad CEU San Pablo. Hablamos de una herramienta que impacta en muchos sectores y se puede aplicar a infinidad de cosas, como podemos ver en el turismo. «Se utiliza el ‘big data’ y nos infinidad d’information, comme le flujo de viajeros, o las visitas que han hecho Durante sus estancias. Si lo sabes manejar bien, puedes hacer que el viajero pierda menos tiempo en las colas, haga Más actividades, gaste más dinero y tenga una mejor experiencia, lo cual hará que recomiende más el destino”, añade como ejemplo la docente.

Una información que es igualmente muy valiosa para los empresarios que quieren abrir un hotel, un restaurante o una tienda. “Te permite saber por donde van esos flujos de viajeros, las zonas más concurridas”, matiza Marroquín. Además, con el geomarketing, “si estudias bases de datos geolocalizados, puedes tomar decisiones para mjorar las ventas.

Los organismos públicos han comenzado a ver las ventajas que tiene el uso de la geolocalización. “Si sabes cuando hay más o menos afluencia a lo largo del día o meses puedes adaptar sistemas bicis, transports, parkings… lo adaptas según la zona horaria”, indica el profesor del CEU San Pablo. Pero también tienen una gran ayuda para conseguir un turismo sostenible. “Puedes movilizar el turismo hacia las zonas qu’a ti te interesan, las que sean menos densas y de esta forma hacerlo más sostenible. O puedes diseñar una mejor red de transporte”.

Pero a pesar de su potencial, para el usuario el uso de estas herramientas puede resultar algo invasivo e incluso temer por su privacidad. Irene Marroquín recordó que cuando existe transparencia en el uso de los datos, que sus anónimos, “no se vulnera la privacidad”. Sin embargo, escuche los recelos de los usuarios porque “hay dudas sobre cómo tratan los datos y sabemos que compañías como Facebook han vulnerado los datos”, añade.

Hace 13 años que surgió en el mercado Transferir claves, una empresa de inteligencia turística que cuenta con analistas operando en todos los continentes y que tienen como clientes tanto del sector público como privado. «Ayudamos a destinos a anticipar turistas ya listen el interés de estos para poder atraer turistas», explica Juan A. Gómez García, jefe de Inteligencia de Mercado de la firma. Con la recuperación del turismo tras la pandemia, han vuelto los problemas que existían antes en algunos lugares. Es decir, demasiados turistas en el mismo lugar ya la misma hora. “Es importante entender quién se va a comportar. Aquí entran los datos geolocalizados, que los recibimos a través del uso de aplicaciones móviles”.

Especializados en los planes de vista que hacen las compañías, cuentan con información muy valiosa, como el número de personas que viajan en una reserva, la fecha de llegada y de salida, el motivo de la estancia, las escalas… Y todos estos datos tienen más valor gracias a la geolocalización. “Los implementamos de forma innovadora con alguno de nuestros destinos. Se gestiona aglomeraciones, decidir la localización de aparcamientos, de un mercado ambulante…”, pone como ejemplo. Uno de los proyectos en los que ha trabajado ForwardKeys es en la ciudad de Valencia, para estudiar el comportamiento de los cruceristas. «Queríamos escuchar por dónde se mueven, si están en la ciudad después de comer, qué atracciones se benefician y excelentes pasan desapercibidas», explica Gómez García.

“Con los datos de geolocalización, cruzados con otros y aplicados por especialistas, se pueden sacar muchas conclusiones para adaptar las acciones. La precisión de los datos es increíble y el cruce de los datos es muy importante porque nuestras posibilidades son infinitas”, indica el jefe de Inteligencia de Mercado. Reconoce que el sector turístico tradicionalmente ha sido lento en adoptar la tecnología en muchas variables y que hay baches para abrazar el uso de los datos. Sin embargo, «está teniendo una revolución en el uso de los datos, qu’ha acelerado la pandemia. Hay necesidad de conocer al viajero, anticiparse a él. Se usa de forma amplia y cada vez más de adoptar los datos geolocalización», matiza Y recuerda que en esta fiebre del uso de los datos también se cometen ciertos errores. Se dedican a ello. Es una cuestión de ser estratégicos y realistas a la hora de usar los datos y metere en aventuras”, puntualiza.

Filón para startups

En medio de una pandemia los hermanos Javier y Luis Alberto Melero crear Aumentar, un guía turístico inteligente. “Como turistas nos resultó extraño que en 2020 no hubiera una solución tecnológica que te acompañase en los viajes. Se nos ocurrió usar el móvil, convertirlo en el acompañante lugareño del sitio que vaya explicando a los visitantes los secretos y lugares de interés”, cuenta Javier Melero. La solución que ha creado es una plataforma sobre el destino turístico, el monumento o el museo puede ofrecer información sobre los visitantes que necesitan un nuevo software. «Somos una aplicación única para todos los destinos y así se facilita que el visitante se instale una única porque sabe que la va a usar», añade.

De momento esta herramienta tecnológica ofrece información de 3.500 puntos de interés en España, en cuatro idiomas. Gran parte de ellos están en Andalucía, de donde son, y cuentan con un convenio con la Junta, pero se están expandiendo por otras ciudades y poco a poco esperan llegar a otros países. En la plataforma los clientes pueden incluir su contenido y actualizarlo en tiempo real. “No se tienen que preocupar de la tecnología sino que requieren en crear rutas atractivas y en monitorear lo que hace el visitante. Ofrecemos un ‘big data’ muy valioso”, explica Melero.

Geolocalización así como el buscador ciudadyoun proyecto de guido schinocca, amante de los viajes y el turismo, que en 2018 se lanzó a crear esta aplicación en la que encontrar guías turísticas virtuales. “Está en el smartphone, sus guías con personalidad de la luz, con más acentos, que cuentan historias, leyendas, datos y recomendaciones de los sitios”, explicó el fundador. Cuenta con 700 audios por ciudad (más de tres horas de contenido), a los que se tiene acceso al descargarse la aplicación.

“Mediante geolocalización, vas caminando, te apuntas a unos 30 puntos de interés y el audio te salta solo. Así no te pierdas ningún detalle interesante. El 80% del contenido tiene que ver con arte, cultura e historia y el 20% restante con gastronomía y aviones”, indica Schinocca. La aplicación tiene dos formatos y en el premium se ofrece información detallada por barrios. Algunos de los contenidos son de pago. Incluirás varias ciudades españolas, entre ellas París y Londres y preparándote para la guía virtual de Nueva York. Este es otro ejemplo de cómo la tecnología de geolocalización está cambiando ya el rumbo de la industria turística.