miércoles, junio 12

Primoz Roglic confirma su dominio en la Vuelta a Burgos con el triunfo en Neila

El corredor esloveno del Jumbo-Visma, Primoz Roglic, confirmó su dominio durante la presente edición de la Vuelta a Burgos alzándose con su segunda victoria de etapa en las Lagunas de Neila, tercera si se cuenta la contrarreloj por equipos, tras imponerse al ‘sprint’ a Adam Yates (UAE) y Alexander Vlasov (Bora-Hansgrohe), lo que le permitió mantener el maillot de líder y proclamarse ganador de la ronda burgalesa en su edición de 2023.

Roglic hizo valer su experiencia y gran forma física en un ‘sprint’ a tres, en pleno puerto de categoría especial, tras aguantar el ataque de Adam Yates a 2,5 kilómetros de meta y aguardar pacientemente su momento mientras el corredor británico de UAE tiraba del trío cabecero, formado por los portadores de los maillots de la general, la regularidad y la montaña.

La emoción dominó los últimos kilómetros de la etapa final de esta Vuelta a Burgos ya que las exiguas diferencias en la general, apenas de medio minuto entre Roglic y sus dos perseguidores, propiciaron los ataques de Yates para tratar de dejar atrás al corredor esloveno, que no obstante aguantó hasta que, apenas a unos metros de la meta, aprovechó la fuerza gastada por el ciclista británico del UAE para superarle en un ‘sprint’ que Vlasov no fue capaz de disputar.

De esta forma, Roglic sumó su segunda victoria individual y la tercera total, al vencer también en la contrarreloj por equipos con el Jumbo-Visma, de las cinco con las que contó esta edición de la Vuelta a Burgos. El ciclista esloveno estuvo escoltado en el podio por sus dos compañeros de ‘sprint’ de hoy: Alexander Vlasov, que mantuvo el segundo puesto en la general aunque perdió el de la regularidad en detrimento de Roglic, y Adam Yates, tercero en el global de la carrera y vencedor del maillot de la montaña.

Salida el Golmayo

La última etapa, disputada entre Golmayo y la subida a las Lagunas de Neila, salió pasados unos minutos de las 12.30 horas de la localidad soriana, donde acudieron los presidentes de las diputaciones de Soria y Burgos, Benito Serrano y Borja Suárez respectivamente, y desde donde el pelotón afrontó los 160 kilómetros de la última jornada de la Vuelta a Burgos.

Cuando apenas se habían superado los primeros 20 kilómetros de la carrera, un grupo de cuatro corredores, formado por Jefferson Cepeda (Education First), Joseph Dombrowski (Astana), Carlos Canal (Euskatel Euskadi) y Jetse Bol (Burgos BH), se escaparon del pelotón, llegando a alcanzar una diferencia de cerca de tres minutos y medio a falta de 100 kilómetros para meta.


Quinta y última etapa de la Vuelta a Burgos


ICAL

Poco después, Jefferson Cepeda sufrió problemas mecánicos que le obligaron a parar y ser absorbido por el pelotón, mientras que Dombrowski, Canal y Bol mantuvieron la escapada hasta apenas diez kilómetros antes del final de la etapa, cuando fueron neutralizados por un pelotón liderado por el equipo del líder, el Jumbo-Visma.

Desde entonces, y hasta el inicio de la subida a las Lagunas de Neila, fue el UAE el que tomó la cabeza del grupo principal para tratar de situar a su líder en esta Vuelta a Burgos, Adam Yates, en la mejor posición posible para intentar destronar a Roglic del primer puesto de la general.

La lucha por el mandato del pelotón entre los gregarios de ambos equipos, a los que se unieron los del Bora-Hansgrohe como conjunto del segundo clasificado, Alexander Vlasov, fue la tónica también durante los primeros kilómetros de la ascensión, hasta que el gregario de Yates, el australiano Jay Vine, realizó la selección final quedando un grupo de una decena de corredores.

Se entró entonces en las rampas finales del puerto, donde siguieron quedándose corredores de la talla del campeón de España en ruta, Oier Lazkano, o el líder para esta carrera del Bahrain Victorious, Santiago Buitrago, hasta que los tres primeros clasificados fueron los únicos que aguantaron el ritmo de Vine a menos de tres kilómetros para el final.

Fue entonces cuando atacó Adam Yates, seguido por Vlasov y Roglic, e imponiendo un fuerte ritmo hasta la meta con el fin de dejar atrás a sus rivales por la general. No fue posible para el británico y, finalmente, fue Roglic el más fuerte en el ‘sprint’, confirmando su victoria final en la ronda burgalesa, informa Ical.