Qu pedazo de bragas llevas!». Seguro que esta frase te suena de algo, pues forma parte de una de las escenas cinematogrficas ms conocidas de la cultura popular. Se la espet Huhg Grant, en su papel de Daniel Cleaver, a Rene Zellweger, nuestra querida Bridget Jones en la primera entrega de la saga. Querida, s, aunque tambin culpable (entre comillas) de la caza de brujas que ha sufrido la braga faja que, por otro lado, ya era sinnimo de antimorbo antes de que este alocado personaje sacase un par en pantalla.

Pero a las entusiastas de los ‘bragoncios’ os digo: no est todo perdido, pues stos parecen estar ganando adeptos, sobre todo desde su salto al ‘street style’ (e incluso a las alfombras rojas) gracias a la tendencia ‘no pants’ -que no es ms que salir a la calle sin pantalones, slo con la ropa interior, vaya-. Porque claro, si las llevan ‘celebrities’ como Kendall Jenner o Chiara Ferragni, la cosa cambia, y si el ‘paracadas’ en cuestin es de Bottega Veneta o Gucci, pues ms.

La faja se lava la cara

Sin embargo, a qu se debe esta nueva percepcin? Una posibilidad es el furor que Kim Kardashian desat con su marca de lencera Skims, que prometa a sus clientas obtener la misma silueta de la empresaria y socialite. Algo a lo que, truquitos marquetinianos aparte, sus piezas te aproximan bastante…

Para dar cuenta del fenmeno, el diario britnico ‘The Telegraph’ dedic no hace mucho un reportaje al fenmeno por el que la ropa interior se deja ahora a la vista y dice de la lencera moldeadora que «el objetivo no es parecer delgado, sino lucir arrebatador«. Porque, amiga ma, el tndem faja-abuela est cambiando y, a da de hoy, ya no es slo que puedan ser sexis (bien sabemos que el encaje lleva aos trabajando este aspecto), es que tambin pueden ser cmodas e incluso usarse a diario.

Llegados a este punto puede que algunas estis pensando «que se ponga la faja todos los das tu ta» (que no tuta, un antiguo frmaco) o un «da gracias si llevo sujetador», pero tengo una propuesta mejor para vosotras. Voy a hacer la prueba en mis propias carnes durante una semana. Porque tan malo no puede ser, o s?

A la rica faja espaola

Para llevar a cabo este experimento echo mano de la lencera de Selmark que, a pesar de su nombre de resonancias anglosajonas, es una marca espaola (en concreto, de Vigo) con casi 50 aos de experiencia en el mercado. Fundada en 1975 por Amador Prez, ha ayudado a varias generaciones de mujeres a encontrar la ropa interior que mejor se adapte a sus necesidades. Actualmente, Rafael Prez y su mujer Virginia M. Rovelli se encargan de la direccin creativa de la firma que, a pesar del relevo generacional, sigue velando, presumen, por la calidad de sus productos y la satisfaccin de sus clientas. «Ha evolucionado mucho la prenda, pero no el nombre. Por eso al hablar de fajas, la gente tiende a imaginarse algo antiguo», afirma Rovelli en contra de los mencionados estereotipos.

Con braga faja en la oficina

Decido empezar mi odisea sobre seguro, con una clsica braga faja, s, como la de Bridget, aunque un poquito ms mona, me parece a m: de color negro y con un tiro tan alto que queda prcticamente a ras del pecho. He de decir que mi andadura en el mundo ‘fajil’ empez aos atrs, as que esta no era, digamos, mi bautismo de fuego. Sin embargo, y hasta entonces, siempre haba recurrido a este tipo de prendas con un propsito determinado, tipo embutirme en un vestido demasiado pequeo para una boda. Desde luego, nunca como estilo de vida, a pesar de lo exagerado de la expresin.

Pero, volviendo al tema, me levanto supermotivada y ni corta ni perezosa me planto la faja en cuestin. Primeras sensaciones: no est mal, nada mal, de hecho. Desde luego, cumple su funcin, porque cuando me pongo una falda de tubo el resultado no tiene nada que ver. No nos volvamos locos, efectivamente no me he convertido en Kim Kardashian, pero una tallita s que me ha reducido. Me siento de lo ms moldeada (y hasta guapa), hurra! Superada la barrera de lo sexy, queda ver el grado de comodidad que logra proprocionarme este supuesto instrumento de tortura.

Faja de cintura alta color piel (Referencia: 10893)SELMARK

Llego a la oficina y, al principio, todo bien. No noto molestias de ningn tipo, ni demasiadas ‘apreturas’. Pero claro, slo llevo un caf en el ‘body’, as que la forma natural de mi vientre, que no es la de una tabla de planchar precisamente, se mantiene intacta; esa tan estupenda que tienes recin levantada.

Sin embargo, un dnut y un men completo despus la hinchazn ha ganado terreno… Y eso, adems de largas horas sentada casi en la misma posicin (no soy yo una mujer de accin), hacen que empiece a acordarme de mis comodsimas bragas de algodn. En fin, me aguanto, no tanto por obstinacin, sino ms bien porque no tengo un plan B y no quiero experimentar las misteriosas corrientes de aire de las que habla Mara Bellmonte en su relato sobre cmo vivi una semana sin bragas. Voy poco a poco en esto de vivir al lmite

No me doy por vencida tan pronto y al da siguiente vuelvo a probar suerte, de nuevo en la oficina, pero esta vez con un modelo ms ligero: una faja tanga (?), un modelo ideal para aquellas que son felices con su culo, pero no con su tripa. El tiro es alto, como para cubrir el ombligo, pero nada que ver con la primera. Nunca me han gustado los tangas, es ms, a su lado la faja ms opresiva me parece una maravilla, no digamos ya sin son de hilo (por cierto, alguien consigui doblarlos alguna vez?). Sin embargo, este es ms parecido a una brasilea, y eso s lo puedo tolerar, todava ms si lo combino con unos vaqueros, lejos de las estrecheces de una falda de tubo. Tanto es as, que el segundo da de mi periplo va como la seda y me planteo que quiz haya esperanza a la hora de llevar faja al trabajo.

Faja tanga color negro (Referencia: 10801)

Faja tanga color negro (Referencia: 10801)SELMARK

Pantalones ciclistas, debemos prenderles fuego de una vez?

Este captulo bien podra llamarse ‘hasta el moo de las rozaduras en los muslos’. Porque pasa y no es algo tan relacionado con el peso, como muchos creen. Tiene ms que ver con tener piernas y que stas, por propia voluntad, choquen entre s, sin ms.

En este contexto, el de evitar molestas fricciones quiero decir, parece ms fcil que una faja pueda funcionar. El momento del pantaln ciclista ha llegado y, oye, si de paso es un poco moldeador pues tanto mejor. As que me animo a ponerme uno, no como prenda interior debajo de faldas y vestidos (el uso que le suelo dar), sino para salir a dar un paseo…

Faja pantal

SELMARK

Lo s, ni soy una revolucionaria ni he descubierto la plvora. La mayora de la gente utiliza pantalones ciclistas tanto para hacer deporte como para salir, pero para alguien como yo, con bastante sentido del ridculo, verme de esta guisa supone todo un ejercicio de autoaceptacin. Eso s, camiseta larga para tapar el culo que, aunque se ve de lo ms realzado (o precisamente por eso), no quiero que se convierta en una atraccin turstica.

Me hago un Kim Kardashian

Despus de esta experiencia inicitica con los pantalones de ciclista, decido ir un paso ms all. Y si me los pongo para ir a tomar algo? Es un look que hemos visto en repetidas ocasiones a celebs como -oh sorpresa- Kim Kardashian (y, mucho antes, s, a Lady Di) y que, durante un tiempo, domin el ‘street style’ por lo que no resultara chirriante… no? Dejo a un lado los malos pensamientos (del tipo: adnde vas con estas pintas?) y me pongo una faja pantaln de tiro alto y tacto suave, porque yo lo valgo como el antiguo eslogan de L’Oral Paris.

Faja pantal

Faja pantaln de cintura alta (Referencia: 10894)SELMARK

Me sorprendo con cmo queda al combinarla con una blazer y he de decir que hasta entiendo (en parte) que llegase a ser un estilismo en tendencia. Cuando me reno con mis amigos no parecen notar nada extrao en mi nueva forma de vestir, bastante alejada de a lo que los tengo acostumbrados, y si lo hacen, por lo menos no dicen nada, ya sea para bien o para mal.

Una seorita Escarlata muy humilde

Por fin es viernes y no una cualquiera, hoy toca fiesta de empresa. Esta s que es una gran oportunidad para sacar a pasear una buena faja, pero, ya que la ocasin lo merece, elijo una especial: un vestido moldeador con encaje en los laterales. Una preciosidad, dira yo, que poco tiene que ver con las bragas de Bridget Jones -por lo menos hasta que aprendi la leccin y se pas a la lencera de Agent Provocateur-. Hasta aqu todo bien, tengo el look, la faja y, para mi sorpresa, las ganas de ir a la fiesta (una suerte, porque en este tipo de asuntos tampoco suele haber opcin).

Vestido moldeador con encaje color negro (Referencia: 31095)

Vestido moldeador con encaje color negro (Referencia: 31095)SELMARK

Pero hay un problemilla. Bueno, dos. El primero es el horario. Yo salgo de trabajar a las seis y media, y la fiesta empieza a las ocho. Eso slo me deja una hora y media libre para cambiarme. De sobra, no? Pues s, pero no. Es aqu cuando entra en juego el segundo de los inconvenientes… Vivo donde Cristo perdi el mechero y no tengo coche (ni carn, dicho sea de paso), as que es imposible que me d tiempo a ir a casa, cambiarme y llegar a la fiesta a tiempo. Solucin: me llevo una mochila con la ropa (y la faja) y me cambi por ah. Por ah. Ante esta encrucijada, habr alguien que piense: por qu cambiarse? A lo que yo respondo: «Ja!, antes muerta que sencilla».

Se acaba mi jornada y llega el momento de la transformacin. Directa al bao que voy. Slo dir que si ponerse una faja ya de por s es un ejercicio titnico, hacerlo en el cubculo de un servicio pblico ya es para nota. Y aun as, ah estoy, como Escarlata O’Hara en la escena del cors, pero sin una Mammy para echarme una mano. Bueno, la gente pobre no necesita criados, dicen, aunque qu bien me vendra una ayudita. Al final lo consigo (meterme en la faja, no un criado) y, algo muerta, pero nada sencilla, me voy dispuesta a partir la noche.

Prueba del bao, check

Hoy vuelve a tocar salida nocturna, esta vez con amigas. A estas alturas de la semana empiezo a arrepentirme de esta aventurilla que he iniciado, pero ya slo quedan dos das y, adems, me hace ilusin estrenar este modelo. Se trata de un ‘body lipo effect’ que cubre parte las piernas y tiene la espalda descubierta, e incorpora una novedad. Algo que, por lo menos yo, no haba visto en mi vida: una abertura en la entrepierna cubierta por una tela que se puede apartar fcilmente para luego volver a su lugar.

Body lipo effect color piel (Referencia: 10897)

SELMARK

Es algo difcil de explicar, por eso te propongo esta fantasa. Imagina que sales una noche de fiesta. Llevas un vestido precioso, algo ajustado, por lo que has decidido ponerte una faja. Pero apenas la notas porque te lo ests pasando genial y el alcohol ha hecho su ‘magia’, hasta que… Unas copitas despus llega el ‘temido’ momento de ir al bao (slo las que somos unas ortopdicas vistiendo lo entendemos). As que no tardas en encontrarte suspendida sobre un vter no demasiado limpio, con una mano apoyada en la puerta -porque, claro, los pestillos nunca estn cuando los necesitas-, y tratando de mantener el equilibrio a duras penas. Si a eso le sumamos un vestido incmodo (no digamos ya un mono), una faja o, Dios no lo quiera, un bodi sin corchetes, tendremos una situacin nada favorable. Qu distinto sera (y de verdad que s, que lo he probado) si al esfuerzo de estar en cuclillas le restsemos la molestia de pelearnos con la ropa interior. Tan fcil como apartar una telita y listo. La chica que est esperando a que salgas mientras se acuerda de toda tu familia seguro que te lo agradece.

Se puede comer con faja?

Cuando me enter de que exista un modelo de faja asimtrico no daba crdito. «Cmo ser?», pens. Pues no es ms que un pantaln ciclista, de nuevo, al que le falta una pierna (lo juro), con lo que el asunto de los vestidos/faldas con abertura lateral queda solucionado. Pura fantasa. No puedo terminar mi semana con faja sin haberlo probado. El escenario elegido? Una comida en un restaurante. Es una decisin poco inteligente? Probablemente.

Faja asim

SELMARK

No sera la primera vez que tengo que ir al bao durante una comida/cena a quitarme la faja, pero esta vez es diferente. No s, a lo mejor a causa de la compresin vivida a lo largo de la semana mis rganos se han desplazado de ms y ya no siento nada porque me he hecho una con la faja. Puede que hasta, sin quererlo, me haya convertido en una mujer del Renacimiento (en un sentido puramente esttico, claro). Pero creo que tiene ms que ver con la tela que, aunque moldeadora, no comprime demasiado. As que otra prueba superada.

Entonces, faja s o no?

Pues como en tantas cuestiones, mi respuesta a esta pregunta es: equilibrio. Igual llevar una faja todos los das es un poco exagerado (al menos si nos referimos a las ms compresivas), pero que quede claro que, gracias a los nuevos modelos de firmas como Selmark, ya no suponen el suplicio de antao. Adems, a pesar de su mala fama, s pueden ser sexis; podemos afirmar que ese momentazo de desvestirse y sentirse como un adefesio con el ‘fajorio’ ya ha pasado a la historia. No obstante, dicho esto, all cada cual. Si quieres ponerte una faja y sentirte ms ‘recogidita’, perfecto; y si crees que tu figura natural est bien as, sin apaos, pues tambin. Lo importante es sentirse bien con una misma.