Actualizado

El PSC se abre a una negociacin sobre la deuda histrica como reclama Junts

El socialista Aragons y el ‘president’ Aragons.EFE
  • Poltica El PSOE contiene la rebelin que alientan los crticos por la amnista
  • Investidura Pedro Snchez rechaza ahora decir que Puigdemont debe ser juzgado

El prfugo Carles Puigdemont propuso el jueves incluir en el acuerdo de investidura la concesin de una suerte de pacto fiscal que acabe con la deuda histrica del Estado hacia Catalua y que Junts cifra en ms de 450.000 millones de euros. Ahora, el PSC ha hecho una contraoferta.

Si el partido del prfugo ex president demanda el traspaso a la Agencia Tributaria de Catalua de las competencias para recaudar todos los impuestos en la regin, los socialistas catalanes le ofertan ya, como punto de partida, la creacin de una hacienda federal que dote de un nivel elevado de autonoma a los entes tributarios de las diferentes comunidades autnomas, empezando por Catalua.

La formacin liderada por Salvador Illa se declara dispuesta a abrir un dilogo y negociacin sobre la deuda histrica al entender que es un concepto sujeto a interpretaciones de carcter poltico. A cambio, reclama el PSC a los nacionalistas que acepten que dicha negociacin sea multilateral, esto es, que incluya al conjunto de las comunidades autnomas, aunque parta de una reclamacin exclusivamente catalana.

El ofrecimiento de los socialistas queda plasmado en su propuesta de conclusiones para la Comisin de Estudio sobre la Deuda Histrica del Estado con Catalua, un foro del Parlament creado a instancias de Junts y en el que el partido posconvergente precis tambin las exigencias econmicas que plantea al Estado ahora que la gobernabilidad de Espaa descansa sobre sus diputados en el Congreso, como consecuencia de la voluntad de Pedro Snchez de explorar una alianza con el secesionismo cataln para continuar en La Moncloa.

Las propuestas socialistas -a las que EL MUNDO ha tenido acceso- fueron registradas en la Cmara catalana el pasado 14 de septiembre y defienden la necesidad de hacer evolucionar el sistema de financiacin autonmica hacia una hacienda federal que haga realidad el pleno reconocimiento de las comunidades autnomas como autnticas entidades, superando el enfoque de descentralizacin exclusivamente del gasto.

Se compromete el PSC a avanzar hacia un modelo federal de relaciones econmicas y financieras entre el Gobierno central, la Generalitat de Catalua y las otras comunidades autnomas, pero insistiendo en el multilateralismo, un matiz relevante que difcilmente asumirn tanto Junts como ERC, que exigen un abordaje bilateral para la supresin de la deuda histrica y el dficit fiscal.

S sugieren los socialistas catalanes que este incremento de la autonoma de las comunidades autnomas vaya acompaado de mecanismos que limiten la competencia o el dumping fiscal, tras detectarse una evolucin fiscal a la baja en una parte importante de las comunidades autnomas de Espaa. Esta alusin velada a las regiones gobernadas por el PP y, especialmente a la de Madrid, donde Isabel Daz Ayuso ha hecho bandera de la reduccin y supresin de tributos autonmicos en contraposicin al modelo de asfixia fiscal que impera en Catalua, es del agrado de ERC, que ha blandido la armonizacin tributaria para atacar a la dirigente popular.

Tambin incide el PSC, como ya hiciera en julio a travs de una enmienda presentada en el Parlament, en buscar frmulas de alivio de la deuda a partir de la condonacin por parte del Estado de una parte de la deuda y de una posible reestructuracin de otra parte.

Proponen los de Illa un plan de saneamiento de la deuda acumulada tanto para la Generalitat de Catalua como para el resto de comunidades autnomas adheridas al Fondo de Liquidez Autonmica (FLA), pero a travs de un planteamiento que favorece a Catalua, como es la definicin de un coeficiente de condonacin de esta deuda que tenga en cuenta las necesidades de gasto de los servicios pblicos fundamentales.

Una deuda de ms de 70.000 millones

La deuda de Catalua con el FLA supera los 70.000 millones, segn el ltimo dato oficial del Banco de Espaa, y condonarla supondra que el Estado no recuperara lo prestado desde que se creara la ayuda en el ao 2012.

Ayer, fue Pere Aragons quien aludi a la necesidad de acompaar la concesin de la amnista para todos los dirigentes independentistas condenados o con cuentas pendientes con la Justicia de medidas para enjugar el dficit fiscal.

Como viene haciendo Oriol Junqueras en los ltimos das, el presidente de la Generalitat consider que la medida de gracia que permitira el libre retorno de Puigdemont a Espaa y la anulacin de las penas del procs qued pactada con el Gobierno a travs del acuerdo suscrito para hacer a la socialista Francina Armengol presidenta del Congreso.

La desjudicializacin definitiva, por todas las vas legales, es uno de los compromisos que ya ha sido aceptado y acordado con el Gobierno del Estado. Y, una vez dado este paso, es imprescindible resolver el fondo del conflicto avanzando en el ejercicio del derecho a la autodeterminacin y acabando con el dficit fiscal, manifest Aragons para situar las prebendas econmicas en primera lnea de la negociacin con el PSOE.

La Generalitat de Catalua, que controla en solitario ERC, estima que el dficit fiscal con el Estado se elev en 2021 hasta los 21.982 millones de euros, un dato equivalente al 9,6% del PIB cataln. Esto supone casi 2.000 millones ms de los exigidos por Puigdemont en la conferencia de Bruselas que sirvi para fijar las condiciones a la investidura de Snchez como presidente del Gobierno.