miércoles, junio 12

liberaron a la prima de la víctima e indagan al ex

En medio de la conmoción que causó en San Pedro el asesinato de Naiara Durán, cuyo cuerpo fue hallado dentro de un tacho de 200 litros a orillas del río Paraná, este sábado quedó en libertad la prima de la víctima, aunque seguirá siendo investigada. Por otro lado, durante la tarde declarará la expareja de la joven de 25 años muerta a puñaladas, según informaron fuentes judiciales.

La medida de liberar a Antonella Ruso fue dispuesta por la fiscal de instrucción 7 de San Nicolás, María del Valle Viviani, a cargo del caso que lleva como carátula provisoria «homicidio agravado por el vínculo mediante violencia de género».

La fiscal espera -entre otras medidas- para las próximas horas peritajes en la camioneta secuestrada, aperturas de teléfonos celulares y resultados de relevamientos de cámaras de seguridad.

También está prevista para la tarde la declaración indagatoria de Mario Damián Gil (31), expareja de Naiara.

El hallazgo se produjo el jueves a la tarde, cuando efectivos de la Prefectura Naval Argentina (PNA) encontraron el cadáver de la joven envuelto en una lona dentro de un tacho de 200 litros, con signos de haber recibido varias puñaladas.

La víctima se encontraba desaparecida desde el domingo último y su abuela había realizado el miércoles una denuncia de averiguación de paradero ante la policía de San Pedro.

Los agentes de esa ciudad, con colaboración del personal de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de San Nicolás, iniciaron la búsqueda de la joven y, en ese marco, relevaron las cámaras de seguridad de distintos sectores de San Pedro, en base a lo cual se estableció que Naiara había ingresado a una propiedad situada en Dávila 345 que tiene dos viviendas, una que da al frente, donde reside su exnovio, y otra que está en el fondo, habitada por la prima de la víctima, de 26 años.

Por tal motivo, la fiscal Viviani solicitó un allanamiento en esos domicilios, donde se secuestraron dos teléfonos celulares, entre ellos el de Naiara, aunque no halló rastros de la joven.

El personal de la PNA encontró el cuerpo tras el alerta de un lugareño en el interior de un tacho de aceite de 200 litros, en un riacho del Paraná.

Al arribar al lugar la fiscal con la Policía Científica y el médico de la fuerza de seguridad, se estableció que el cuerpo pertenecía a una mujer que presentaba características fisonómicas y vestimentas similares a la joven buscada.




Naiara tenía 25 años y se había ausentado de su hogar hacía tres días: su abuela realizó la denuncia

Según las fuentes, las hipótesis que maneja la fiscalía en base a testimonios y demás pruebas obtenidas en la pesquisa apuntan a que Naiara, su exnovio, su prima y otros dos amigos estaban reunidos el domingo en el predio de la calle Dávila tomando cerveza y escuchando música hasta que en un momento se generó una discusión entre las mujeres que derivó en el crimen.

La fiscal ordenó allanar la casa de la prima y secuestró un cuchillo de 20 centímetros de longitud, una carpa color azul -parte de la cual habría sido usada envolver el cuerpo de la víctima-, un zapín (azada) de jardinería con dos puntas de hierro y mango de madera y siete cartuchos calibre .22, entre otros elementos.

Además, fue allanada la casa del novio de esa joven, donde se secuestró una camioneta pick up Ford F-100, roja, ante la presunción de que puso ser empleada para trasladar el cuerpo de la víctima, agregaron los voceros.

Los médicos forenses que observaron el cuerpo de la mujer detectaron a simple vista que presentaba lesiones punzo cortantes en el rostro y el cuello.

El resultado preliminar de la autopsia determinó que la víctima sufrió siete puñaladas y que una vez fallecida le quebraron una muñeca.

En la causa declararon como testigos la abuela y la tía de Naiara, quienes aportaron información sobre la relación entre la víctima y su expareja detenida, además de otros detalles que sirven para la pesquisa, explicaron las fuentes.

Marcha y reclamo de justicia

En la noche del viernes, vecinos, amigas y la familia Naira marcharon por el centro de la ciudad en reclamo de «justicia» con la consigna de «terminar con el machismo».

Con el grito de «justicia para Naira» se movilizaron por las calles de San Pedro hasta la sede judicial para reclamar por el asesinato.

Los manifestantes llevaron carteles como el nombre de la víctima, otros que pedían justicia y otros con la gráfica que decía «basta de matarnos».

Además, hubo gritos y críticas a «los políticos y jueces» para que trabajen contra los asesinatos de las mujeres.

También la marcha fue para apoyar la lucha en favor de la ley de salud mental y parar con la violencia del machismo.

Con información de Télam

DB

Mirá también