sábado, abril 13

La partitura diferencial de Restaurante Majao en el epicentro del tapeo universitario

La Pupila Gustativa


Actualizado:

Guardar

Teatinos, el barrio joven de Málaga, extiende una oferta mayoritariamente moldeada para la vida universitaria que allí anida. Van surgiendo propuestas diferentes que la motean, es ley de vida. Lo particular de restaurante Majao es que lo hace desde el mismísimo corazón del campus, en la Avenida de Plutarco. Oxígeno gastronómico que nos deja una experiencia digna de probar como alternativa a la ración fácil, el campero exprés o los locales donde la bebida gana prioridad. 

La cabeza visible de esta idea es Nacho Uriol Tella. Su inquietud y experimentación se plasman en la mesa. También el dominio de la tapa y la experiencia atesorada con Dani Carnero. Su dinamismo y afán por la probatura generan una carta que en apenas un año de vida ha sembrado un vasto desfile de ideas (orejas de cerdo en tempura son salsa tártara, chilly txangurro y croissant tostado, pollo frito japonés con ponzu casera y manzana verde…). Aunque raro sería no repetir el brioche de calamares, uno de sus estandartes.

Pan de Juanito Bakker, piezas limpias potenciadas por una mayonesa kimchi y rematadas con las patas rebozadas y cebollino. Muy demandado entre sus raciones (en la carta: con la mano), como su elegante hojaldre de sardina ahumada y crema de payoyo.

Brioche de calamar.
Brioche de calamar.

La cocina se abre al riesgo, y se agradece bastante. Aunque pueda conllevar algún desencanto, como el steak tartar de solomillo de vaca, condimentado en exceso, el resultado es mayoritariamente satisfactorio. Tonkatsu de carrillera ibérica con salsa española, japobravas con wakame, canelones de pollo de corral con salsa de foie y migas, ceviche de rosada, gamba blanca, leche de coco, mango y plátano frito… y más fusiones dejan en buen lugar el recetario y la innovación. Hay hueco también para la cazuela, a elegir entre el arroz de abanico ibérico o los fideos tostados de rabo de toro. En formato mini (dos personas), para poder dar más cuenta de la carta, la segunda opción sorprende bastante más. 

Steak tartar de solomillo de vaca.
Steak tartar de solomillo de vaca.
Japobravas con wakame.
Japobravas con wakame.
Canelones de pollo de corral con salsa de foie y migas.
Canelones de pollo de corral con salsa de foie y migas.
Arroz de abanico ibérico.
Arroz de abanico ibérico.
Fideos tostados de rabo de toro.
Fideos tostados de rabo de toro.

Las paredes turquesas de Majao ofrecen más pluses. Como las sugerencias del día, por si no fuera suficiente la inventiva habitual. Y quien se haya entregado a sus postres estará de acuerdo en que a veces uno se enfoca más en lo descartado que en lo elegido. Eso sí, habrá quórum en señalar las milhojas de chocolate blanco, sopa de queso de oveja y pistacho como la joya de la corona (los churros con chocolate y helado de galleta quedan como deuda pendiente). Y por último, su carta de vinos, ecléctica y generosa con el amante del copeo, busca la vanguardia. Todo ello con un diligente servicio en mesa que invita a fusionarse con su fusión. 

Milhojas de chocolate blanco, sopa de queso de oveja y pistacho.
Milhojas de chocolate blanco, sopa de queso de oveja y pistacho.
  • Comida 3/5
  • Servicio 3/5
  • Ambiente 3/5
Dirección Avenida Plutarco, 20, CP 29010, Málaga.
Horarios De lunes a domingo, de 13 a 16.30 horas y de 20 a 23.30 horas.
Teléfono 952 251 108.

Ver los
comentarios