martes, mayo 28

La palma aceitera, futura fuente de energía eléctrica en Costa de Marfil

El segador blande su larga guadaña de más de cuatro metros de altura, luego, con un golpe seco y certero, arranca una enorme rama que se desploma en el suelo. Para recuperar los racimos de la palma aceitera, aprisionados al nacer las ramas del árbol, este gesto se repite miles de veces, todos los días, en Costa de Marfil. En el país, segundo productor africano de aceite de palma, los preciados frutos rojos se designan durante todo el año. Las ramas, en cambio, se acumulan en las plantaciones por cientos de miles de toneladas, sin otro uso real que el de transformarse lentamente en compost. Al menos hasta ahora.

Lea también: En Côte d’Ivoire, el empresario que quiere convertir los residuos agrícolas en riqueza

La región de Toumanguié, a dos horas en coche al este de Abiyán, es una de las cuencas de palmeras marfileñas, cuyo cultivo se extiende por toda la franja sur del país. Aquí, el tronco de las ramas, llamado pecíolo, se convertirá en el combustible de una central eléctrica de biomasa actualmente en construcción, cuya puesta en marcha está prevista para noviembre de 2025. La mayor planta de este tipo en África Occidental, deberá suministrar 46 megavatios (MW) a la red, equivalente al consumo de 1,7 millones de personas, en un país donde el 30% de la población no tiene acceso a la electricidad, según el Banco Mundial. Una inversión de unos 237 millones de euros llevada a cabo por los socios del proyecto (los franceses EDF y Meridiam, el marfileño Sifca) y los prestamistas (Proparco, Emerging Africa Infrastructure Fund).

La ventaja de la electricidad de biomasa (producida por la combustión de residuos orgánicos, sean los que sean) es que no solo es renovable sino que también se denomina “básica”, a diferencia de la solar o la eólica, que son intermitentes. “Es una de las pocas energías renovables que se puede controlar. Puedes decidir producir o no producir, pero se supone que la planta funciona las 24 horas del día, los siete días de la semana”.explica Raphaël Ruat, director de Biovea, la empresa de proyectos que está construyendo esta infraestructura.

Otra ventaja, insiste: la creación de 1.000 puestos de trabajo, durante veinticinco años de funcionamiento. Empleados poco calificados, contratados localmente, que en particular garantizarán la recolección de pecíolos en un radio de 60 km. «Estás teniendo un impacto en un área local, lejos de Abiyán y el corazón económico del país», agrega el Sr. Ruat.

Lucha contra la pobreza

Sifca, líder marfileño en el cultivo y producción de aceite de palma, suministrará alrededor del 25% de los volúmenes de peciolo gracias a la enorme plantación industrial de su filial Palmci en Toumanguié. Pero el 75% restante debe provenir de 12.000 pequeños productores de los alrededores, con quienes Palmci ya está trabajando para obtener los racimos.

“Cuando decimos “jardineras pequeñas”, estamos hablando de una superficie de cinco hectáreas en promedio. En cuanto a la lucha contra la pobreza, esto traerá un plus a estas comunidades”, detalla Raymond Tagouya, director agrícola de las plantaciones del pueblo de Palmci. Los agricultores necesitan aumentar sus ingresos «del 10 al 15%» regalando estos pedazos de madera. «Para estos pequeños plantadores, realmente no hay trabajo extra, es solo un machete, así que realmente es un ingreso adicional», subraya el agrónomo marfileño, y añade que las cenizas resultantes de la combustión les serán devueltas en forma de abono.

Lea también: Senegal: biomasa, una esperanza para almacenar energía

A menudo criticada por su papel en la deforestación, especialmente en Asia, la palmera se origina en el Golfo de Guinea y su aceite es extremadamente popular en las cocinas de África Occidental. Es uno de los cultivos más importantes de Côte d’Ivoire: solo en la región de Toumanguié, sus plantaciones uniformes a veces se extienden hasta donde alcanza la vista. Por lo tanto, el potencial de producción de electricidad es importante: Biovea ha identificado “cinco o seis sitios más, para una capacidad total de 200 MW «. Las conversaciones, dice la compañía, están en curso con las autoridades.

En este país tropical con una economía muy agrícola (20% del PIB, 45% de los empleos), el recurso es exponencial, al igual que en muchos de sus vecinos, como Ghana o Nigeria. Vainas de cacao (de las que Costa de Marfil es el principal productor mundial), troncos de árboles de caucho (que producen caucho), cáscaras de anacardos, tallos de algodón: las autoridades de Costa de Marfil estiman entre 15 y 17 millones de toneladas anuales de producción de residuos agrícolas. « Hay mucha diversidad». Norbert N’Goran, consultor y exdirectivo del Ministerio de Energía, confirmó que las autoridades han confirmado que el potencial total de electricidad de la biomasa ronda los 1.000 MW.

Bioenergía, biogás, biofertilizantes…

Una cifra considerable comparada con los 2.300 MW de capacidad de producción actual del país, hoy 75% provistos por gas, combustible fósil que el país explota frente a sus costas. «Costa de Marfil tiene un sector eléctrico bastante bien estructurado pero está muy atrasado en la ecologización de su combinación energética», señala Mathieu Peller, director ejecutivo adjunto de Meridiam, un importante desarrollador de infraestructura en África y accionista de Biovea. Abiyán se compromete en virtud del acuerdo de París a lograr un 42 % de energía renovable para 2030. « El desafío es dejar de depender de un recurso fósil que es a la vez limitado, costoso o, en todo caso, cuyo precio es impredecible y malo para el medio ambiente”, agrega el Sr. Peller.

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores La bioenergía no está exenta de inconvenientes

Ante esta observación, ¿qué se atasca? El proyecto Biovea, iniciado en 2010, tardó quince años en entrar en servicio. En primer lugar, era necesario establecer un marco regulatorio, realizar estudios de competencias, permitir un primer acuerdo de compra de energía con el Estado… Tantos pasos tediosos pero esenciales para este sector embrionario. Entonces, el precio del kilovatio hora (62 francos CFA para Biovea) sigue siendo más alto que el del gas (alrededor de 50 francos CFA). Finalmente, aunque sean abundantes, los residuos agrícolas son un recurso complejo: a veces estacionales, como el cacao, a veces muy dispersos por todo el territorio, lo que aumenta los costes de transporte y el quebradero de cabeza logístico. Algunos materiales tienden a pudrirse, lo que complica su manejo, y no tienen la misma eficiencia energética.

Boletin informativo

“El mundo de África”

Todos los sábados, encuentre una semana de noticias y debates, por la redacción de «Monde Afrique»

Inscribirse

Sin embargo, los proyectos empiezan a ver la luz del día. En un informe de 2018 sobre el progreso de sus objetivos climáticos, las autoridades de Costa de Marfil, que no respondieron a nuestras solicitudes, citaron en particular un proyecto que utiliza mazorcas de cacao (20 MW) y otro residuos de algodón (25 MW), este último ubicado en Boundiali. (norte), en una región muy rural y pobre. “Pero no se trata solo de recuperación eléctrica. Puede haber recuperación en bioenergía, biogás, biofertilizantes”, señala el Sr. N’Goran. En julio de 2022, Abidjan lanzó un proyecto piloto para la producción de 3.000 litros de biodiesel, en asociación con el fabricante de autobuses sueco Scania y la francesa TotalEnergies, utilizando residuos agrícolas.