Iuna democracia con dos componentes, uno liberal -con la libertad de pensar, de asociarse, de contratar-, el otro propiamente republicano -el de la soberanía del pueblo, el sufragio universal, los representantes electos para votar por la ley, y las instituciones que derivar de ello.

La ley se aplica a todos, los que no están de acuerdo pueden presentarse, pero no se separan y, por lo tanto, anteponen su convicción a su pertenencia a la sociedad. Con esta importante aclaración: la ley todavía tiene que ser percibida como legítima. La soberanía pertenece al pueblo y no a la Asamblea oa fortiori al ejecutivo. Estos son esenciales para designarlo e implementarlo, pero no lo absorben.

La calle no hace la ley (¿cómo podría hacerlo?), pero es deber del poder político escucharla, así como es deber asociar los sindicatos, la socialdemocracia. Somos largos. El poder desorbitado atribuido al presidente por la operación de la Vmi République ofrece plena libertad para el entusiasmo y el autoritarismo, dos registros en los que sobresale Emmanuel Macron.

La crisis actual, fruto de años de desprecio y austeridad

Sin embargo, esta crisis política necesita matizarse, en cierto sentido. Si hay debates animados sobre el funcionamiento de nuestras instituciones, casi nadie cuestiona su fundamento, la primacía del sufragio universal. La extrema derecha, aparte de ciertos nervios, ya no equipara la república con los Gueuse. Si lo hiciera, su puntuación no superaría el 2%, midiendo la comodidad de quienes se limitan a denunciar su “fascismo”.

De igual forma, la extrema izquierda ha abandonado la “dictadura del proletariado”, aunque sus corrientes más ultra ultra siguen pujando en el lanzamiento de adoquines. Sobre todo, la crisis política se alimenta principalmente del sentimiento de que un ámbito esencial de nuestras vidas, el de la economía, escapa a los supuestos principios republicanos. Lo sabemos al menos desde Jaurès: la república suena a hueco si no se extiende a la economía, con la república social.

Lea también la columna: Artículo reservado para nuestros suscriptores “Esta reforma tan mal construida encarna los límites de un macronismo incapaz de reformarse a sí mismo”

Que la crisis surja en torno a las pensiones no es baladí. Durante mucho tiempo, Francia pudo estar orgullosa de sus servicios públicos. Años de desprecio y austeridad han llevado donde sabemos, con un hospital al borde de la asfixia y, del colegio al bachillerato, la dificultad de reclutamiento. Sin embargo, Francia todavía puede enorgullecerse de sus pensiones. La tasa de pobreza para las personas mayores de 65 años es más baja allí que en otros lugares (10,9% frente al 16,8% en la Unión Europea).

Te queda el 61,79% de este artículo por leer. Lo siguiente es solo para suscriptores.

Por admin