lunes, mayo 20

“Francia ha perdido su atractivo en términos de innovación”

Para Frédéric Bizard, profesor de economía en la Ecole Supérieure de Commerce de Paris (ESCP) y presidente fundador del Institut Santé, una organización de investigación sobre la reforma del sistema de salud, Francia niega la realidad del ciclo económico de la droga.

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores Estos medicamentos innovadores que no están disponibles en Francia para tratar a los pacientes

Entre la financiación de medicamentos innovadores y el mantenimiento del acceso a medicamentos antiguos, se pone a prueba la sostenibilidad financiera de la Seguridad Social. ¿Nuestro modelo de negocio de drogas se está quedando sin fuerza?

Destaquemos primero que estamos en una revolución tecnológica y terapéutica histórica. Nunca ha habido tantas innovaciones puestas en el mercado para tratar patologías graves y raras. O bien, nos enfrentamos, en los países más ricos como Francia, a un debilitamiento, también histórico, de nuestra capacidad de acceder a los medicamentos. En términos de innovación, Francia ha perdido significativamente su atractivo, en parte debido a la falta de inversión en investigación y desarrollo. [R&D]. El gasto público en I+D en salud supone 3.000 millones de euros contra 6 mil millones en Alemania. O, a menudo producimos donde descubrimos. Por lo tanto, nos hemos perdido en parte el turno de las biotecnologías y la genómica.

El mercado de genéricos, que constituye el otro pulmón del modelo económico del fármaco, se encuentra, por su parte, reducido a su mínima expresión, con un tamaño dos veces menor en volumen que en Alemania. Esto se suma a un problema de gobernabilidad, con una multiplicación de agencias y una hiperburocracia, sin que haya habido un piloto al mando.

¿Debe aumentarse el presupuesto autorizado para gasto en medicamentos?

No malinterpretes el tema. Un aumento en el presupuesto de medicamentos o una reducción en los impuestos a los laboratorios farmacéuticos es una palanca potencial, pero no es el corazón del problema. En cuanto al gasto en medicamentos per cápita, Francia está ligeramente por encima del promedio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos. No se trata, por tanto, de limitar el presupuesto, sino de controlarlo, puramente contable y desvinculado de las necesidades de salud pública y de las realidades económicas.

El primer elegido para restaurar un modelo virtuoso es controlar nuestro consumo de drogas. Esto requiere tener una visión global, priorizar nuestras necesidades y dejar de considerar las drogas solo como un costo sino como una inversión. Con este enfoque, podremos gastar mejor y producir mejor.

Te queda el 37% de este artículo por leer. Lo siguiente es solo para suscriptores.