martes, julio 16

déficit del 4% y deuda del 119% en 2028

La gran tarea que tiene por delante el Gobierno español para el próximo lustro es la de volver a encarrilar la sostenibilidad de las finanzas públicas. El Fondo Monetario Internacional (FMI) colgó ayer sus nuevas proyecciones de deuda y déficit público y dejan a nuestro país en situación de vulnerabilidad no solo en el más corto plazo, sino también tiene un horizonte de más de un lustro.

La institución presidida por kristalina georgieva vaticina que en 2023 el déficit será del 4,5% sobre el PIB; 3,5% en 2024; 3,8% en 2025; y del 4% en los tres años siguientes. Es decir, el desequilibrio en las cuentas públicas mejorado enquistado en el 4% todavía más de un lustro; Por ponerlo en contexto, el límite que permitía Europa hasta antes de la crisis del Covid estaba un punto por debajo, aunque esto está llamado a cambiar una vez se apprueben las nuevas reglas de impuestos comunitarios.


Previsiones económicas del FMI / Déficit público

Previsiones económicas

FMI

Estos números suponen aumentar una décima el dato de 2023 y rebajar la estimación para los siguientes años. La novedad, esta vez, es que amplía el horizonte hasta 2028 y que para entonces el déficit aún seguirá en el 4%.

Asimismo, el vaticinio del IMF en cuanto al déficit se coloca por encima de lo que espera el Gobierno de Pedro Sánchez en todos los años, echando por tierra su optimismo. El Ejecutivo calculó que en 2023 será del 3,9%; 3,3% en 2024; y 2,9% en 2025, el último de su horizonte de previsión.

De entre las principales economías europeas, solo Francia tiene un horizonte tan negro como España con un nivel de déficit. El país Galo también acabaría 2028 con una cifra de déficit público del 4%. En el conjunto del área del euro lo que espera el IMF es que para entonces el dato sea de menos de la mitad de lo que registrarían España y Francia.

En el caso de la deuda pública el panorama no es mucho mejor. El organismo internacional calculó que en 2023 España terminará con un endeudamiento del 110,5% PIB bajo. En 2024 quedaría en el 108,3%; en 2025, en el 107,9%… ya empiezas desde entonces volvería a crecer. En 2028, la deuda pública será del 109,3%, según el FMI.


Previsiones económicas del FMI / Deuda pública

Previsiones económicas

FMI

Estas cifras no hacen otra cosa que meter presión sobre el Gobierno para que diseñe ya un plan de consolidación fiscal para atajar de verdad la deuda y el déficit. Algo que le ha reclamado con ahínco tanto el Banco de España como la Airef a nivel nacional, ya que considerando que niveles tan elevados de desequilibrio en las cuentas suponen una grave vulnerabilidad para España; además dejar al país sin margen para futuras crisis.

Mejora del crecimiento

Además, el FMI también ha actualizado sus datos del PIB de España. Estima que crecerá este año más de lo que preveía enero, pero no tanto como espera el Gobierno. La institución que encabeza Kristalina Georgieva revistó alza, en cuatro décimas, su estimación de PIB para 2023 hata dejarlo en el 1,5%; el dato qu’augura el Ejecutivo de nuestro país continúa siendo del 2.1%.

De esta manera, el IMF coloca su previsión económica para nuestro país en el centro del consenso del conjunto de los analistas, según el último panel de Funcas. La suma de casos de análisis e instituciones augura también un crecimiento del 1,5% para este año. Y, precisamente, la cifra que calculó el Gobierno de Pedro Sánchez es el límite máximo para la parte superior.


Previsiones económicas del FMI

Previsiones económicas

FMI

Para 2024, en cambio, la organización le resta cuatro décimas al crecimiento económico español. Enero predijo un alza del 2,4% y ahora en su última informe lo ya en el 2%. En cualquier caso, como procede del cuadrante macro del FMI, nuestro país será la que más creza en tanto provenga de entre las principales economías del euro. Aun así, hay que tener en cuenta que España parte de un punto de partida más bajo ya que la caídadurante el Covid fue mucho más acusada que la del restaurant y la aún recuperación no se ha completado, al contrario de lo que ocurre ya en casi todos los Estados miembros de la UE.

Así las cosas, el Fondo calculó que la economía mundial aumentará un 2,8% este año y al 3% el siguiente, lo que supone una décima menos en ambos casos en comparación al informe de perspectivas de enero. Se rebajan ligeramente las expectativas, teniendo en cuenta las turbulencias financieras ocurridas en marzo.

«Con el reciente de la volatilidad de los mercados financieros y con múltiples indicadores qu’apuntan en diferentes direcciones, la nibla alrededor de la prospectiva económica mundial ha espesado. la baja», teniendo en cuenta que considera el IMF que las dudas sobre el sistema financiero aún no se han disipado.

En cualquier caso, el Fondo tiene en la inflación sur principal preocupación en estos momentos, pesa a que suma varios meses a la baja por el descenso del precio de la energía. Sin embargo, la organización considerará que la inflación subyacente supondrá un reto mayor hacerla bajar.